Cuando hablamos de Terapia de Pareja nos puede venir a la mente toda una serie de problemas que pueden llevar a dos personas a pedir ayuda profesional. La rutina, las familias políticas, la falta de comunicación y de afecto, entre otros, son graves problemas que influyen en la felicidad de la pareja.

Lo que hacemos en Terapia de Pareja es analizar cuáles son los problemas que predominan y enseñar a nuestros pacientes a cubrir esas necesidades y esas carencias que hacen que su relación no sea satisfactoria. La Terapia de Pareja no es fácil. Es necesario tener experiencia y tablas para llevarla a cabo adecuadamente. Además, no siempre la Terapia de Pareja va a ser la panacea de las relaciones. En ocasiones, un miembro de la pareja no quiere colaborar, o no está igual de interesado, y eso va a provocar que la terapia no consiga todos sus objetivos. A pesar de todo, es una herramienta muy útil para ayudar a aquellos que lo necesitan a mejorar su relación y a recuperar la chispa que quizás han perdido.

EL AMOR Y LA PAREJA

Dentro del concepto del amor es necesario diferenciar y tener en cuenta la felicidad y el bienestar del otro, de uno mismo y la preservación de la individualidad. Implica tener respeto por la pareja y por uno mismo, creando una relación equitativa. Para llegar a mantener esa relación es necesario mucho esfuerzo. La definición de pareja feliz o conflictiva aparece en un continuo, no se trata de extremos. Para ello, hay que desarrollar habilidades que nos permitan adaptarnos a esas características de nuestra pareja con las que no habíamos contado en un principio. Ante estas dificultades es fácil que venga la idea de que nos hemos equivocado con nuestra pareja, pero no hay que precipitarse, sino analizar lo que está ocurriendo.

En las parejas puede aparecer la insatisfacción por muchas cosas. Una de ellas es al ignorar los problemas, ya que se piensa que de esta manera se preserva la tranquilidad y la armonía, pero en realidad lo que se provoca es más insatisfacción a largo plazo, ya que los problemas no se van solos. Otra situación que lo provoca es cuando una parte de la pareja espera que la otra cambie sin más, y además no tiene en cuenta sus propios errores. Cuando el ambiente es así de inadecuado es probable que una parte de la pareja o las dos tienden a apoyarse en personas o actividades que nada tiene que ver con la relación, como el trabajo o tener alguna aventura amorosa. Si la pareja parte de la premisa de que la relación dura hasta que dura el amor, está en una equivocación, ya que el fin del amor llegará a destiempo para cada uno de ellos y por tanto sufrirán los dos, uno por dejar la relación y el otro por ser abandonado. Las expectativas que la pareja crea hacia la convivencia les puede generar ideas erróneas que los lleven a pensar que las cosas, los problemas se van a solucionar solos por el curso del amor, sin que haga falta que ellos se esfuercen. Estos pensamientos irracionales están generando un alto grado de interferencia en la vida de la pareja.

En ISANEP llevamos años realizando Terapia de Pareja. Si pensáis que vuestra relación de pareja no es la adecuada, no dudéis en pedir ayuda profesional.

Llámanos | Cita Previa
WhatsApp chat