El uso de mascarillas ha llegado para quedarse en nuestras vidas no sabemos por cuánto tiempo. Cada vez más a menudo estamos observando ciertas repercusiones en nuestra calidad vocal.

La población en general y profesionales de la voz en particular comentan: “creo que no se me entiende”, “tengo que repetir más lo que digo”, “subo más de lo normal la intensidad para que me escuchen a distancia”… Las personas que están notando que hablan distinto cuando llevan mascarillas, modifican parámetros vocales y con ello repercuten negativamente en su acto comunicativo.

La inteligibilidad propia y del interlocutor son distintas, por tanto pretendemos igualar nuestra voz a cómo la percibíamos antes del uso de la mascarilla y en ocasiones llega a producir cansancio y fatiga al hablar, sobreesfuerzo vocal, falta de proyección, etc. Por lo que puede llegar a ocasionar inflamación del tracto fonatorio y en el peor de los casos lesiones en las cuerdas vocales que necesitarán intervención especializada.

Por ello os traemos unas recomendaciones básicas para que en la medida de lo posible las apliquemos en la práctica diaria.

  1. Hablar a volumen normal.
  2. Intentar que no exista mucho ruido ambiental ni hablar a la vez que otra persona.
  3. Hablar más despacio y con mayor número de pausas.
  4. Eliminar conductas y posturas que aumenten la tensión muscular de cara y cuello.
  5. Aumentar la hidratación y eliminar bebidas gaseosas o alcohólicas.
  6. Eliminar hábitos tóxicos.

Si tras aplicar todas las medidas preventivas anteriores, existen síntomas como pérdida de voz al finalizar las frases, sensación de sequedad en las mucosas, disfonía al finalizar el día, o incluso notas la existencia de cuerpo extraño en tu garganta, desde Isanep recomendamos consulta con los profesionales del centro para asesoramiento y/o evaluación.

Llámanos | Cita Previa
WhatsApp chat