Ya hemos comentado en numerosas ocasiones la importancia que la estimulación cognitiva temprana tiene en el adecuado desarrollo cerebral y con ello, en la función cognitiva superior.

Los padres y madres de nuestros pacientes suelen preguntarnos cómo pueden hacer este tipo de estimulación desde casa, para de algún modo potenciar los efectos de las intervenciones que llevamos a cabo en nuestro centro.

Por ello, os dejamos una lista de todos los juegos que podéis utilizar con vuestros pequeños y que son una alternativa recomendable para estimular y desarrollar las áreas cognitivas desde casa.

Dobble

Dobble es un juego de cartas que permite entrenar la atención sostenida y la velocidad de procesamiento. Está formado por 55 cartas redondas, en las que pueden aparecer grupos de 8 dibujos seleccionados entre 50 posibles. Estos, se repiten en diferentes cartas, de forma que el objetivo del juego es encontrar qué dibujo aparece repetido en dos cartas consecutivas. La dinámica del juego es la siguiente: en el centro, se coloca el montón de cartas bocarriba. Los jugadores, cogen cada uno una carta del montón, y las colocan también bocarriba delante de ellos. Una vez se da la señal de salida, cada jugador debe buscar qué dibujo aparece en su carta, y también en la carta que queda arriba del todo del montón. El primero en encontrarlo, se lleva la carta, de forma que gana el juego el jugador que más cartas consiga.

Letra a letra

Letra a letra es un juego que permite mejorar la atención sostenida y la velocidad de procesamiento, a la vez que ayuda a ampliar el léxico. Está formado por 100 cartas redondas que incluyen 300 palabras diferentes. En cada carta, hay tres círculos concéntricos: uno azul en el centro, a continuación uno rojo, y uno negro en el borde exterior. En cada uno de estos círculos, hay escrita una palabra de forma que las letras que la conforman están separadas, pero dispuestas en orden, a lo largo de todo el círculo. Cada carta puede tener, la otra cara, bien azul, roja o negra. El objetivo del juego es encontrar, lo antes posible, la palabra que aparece en uno de los círculos. Al igual que en el juego anterior, todas las cartas se colocan en un montón en el centro, bocarriba. Cuando se da la señal para que empiece el juego, todos los jugadores deberán intentar encontrar la palabra que hay escrita en el círculo negro y, una vez encontrada, el jugador afortunado debe decir qué significa esa palabra o construir una frase con ella. Una vez que lo hace, coge la carta y la pone bocabajo delante de él, de forma que el color de la trasera de la carta determina el color del círculo en el que tenemos que buscar la palabra en la siguiente carta. Por ejemplo, supongamos que nuestro hijo encuentra primero la palabra calcetín. Después de definirla o de construir una frase con ella, la coloca bocabajo y aparece el color azul. Esto determina que ahora todos los jugadores deben buscar, en la siguiente carta del montón, la palabra que aparece en el círculo azul. De igual forma que en el juego anterior, gana el jugador que tiene más cartas.

¿Dónde está Wally?

Este juego se utiliza para rehabilitar la atención sostenida, y es uno de los favoritos de nuestros pacientes. El juego es un libro de tamaño grande, en el que aparecen diferentes escenarios en los que hay que buscar a Wally, un personaje icónico fácilmente reconocible por su pantalón azul, jersey a rayas blancas y rojas, gafas redondas y gorro también blanco y rojo. Al menos, sería fácilmente reconocible, si no estuviera en un escenario tremendamente abarrotado de elementos que llevan a confusión y en el que el personaje se encuentra perfectamente mimetizado, lo que hace muy difícil su localización. Además cuando encuentren a Wally, podemos pedirles a nuestros hijos que encuentren otros objetos u otros personajes que están dispersos por la escena.

Mr. Magic

Mr. Magic es un juego de atención pero sobre todo de velocidad, en el que juega un papel importante la memoria de trabajo y la capacidad de organización y planificación. Es objetivo es formar una torre con una serie de elementos: un sombrero de copa negro, una moneda verde, un conejo blanco, un cilindro abierto por una de sus bases, y un cilindro naranja abierto por sus dos bases, de forma que parece un tubo. La forma de construir la torre viene determinada por la información que proveen las cartas. En las cartas, aparecen todos o algunos de los objetos con los que hay que construir la torre, algunos o todos a color y algunos u otros en gris, y algunos con unas estrellas alrededor. Las reglas que hay que tener en cuenta son las siguientes:

  • La torre debe construirse sólo con los elementos que aparecen en la carta.
  • Los elementos que aparecen en color deben verse.
  • Los elementos que aparecen en gris no deben verse.
  • Los objetos que llevan estrellas alrededor no pueden esconder nada dentro.

Se colocan todas las cartas en un montón bocabajo en el centro de la mesa. Una vez que se levanta la primera carta, hay que intentar construir, lo más rápido posible, la torre siguiendo las instrucciones que aparecen en la carta. Por ejemplo, supongamos que en la carta aparecen todos los elementos, el sombrero, el cilindro rojo y la moneda aparecen en color, mientras que el cilindro naranja y el conejo aparecen en gris. Además, el sombrero aparece con estrellas alrededor. En este caso, colocaríamos el sombrero abajo, encima la moneda, y encima de ésta el cilindro rojo, el cual llevaría dentro el cilindro naranja y el conejo, que no pueden verse y no pueden esconderse bajo el sombrero de copa. El jugador que primero realice la torre según las instrucciones que aparecen en la carta, sin errores, se lleva la carta. De nuevo, gana el juego quién más cartas consiga.

Lince

Lince es un juego que permite entrenar tanto la atención sostenida como la velocidad de procesamiento. Está formado por un amplio tablero lleno de elementos de diversa índole, y un cubo lleno de fichas en que cada una de las cuales aparece uno de los elementos del tablero. A cada jugador, se le reparten, al azar, tres fichas. El objetivo es encontrar los tres elementos que aparecen en sus fichas antes de que el resto de jugadores encuentre los suyos. El que los encuentre primero, se lleva un punto. Gana la partida el jugador que consiga más puntos en 10 turnos, o el que alcance 6 puntos.

Jungle Speed

Jungle Speed es un juego de cartas que, de nuevo, requiere de una buena percepción, atención y velocidad. En las cartas, aparecen figuras con formas diferentes y colores diferentes. Algunas, tienen la misma forma pero distinto color y otras, tienen el mismo color pero distinta forma. Podemos elegir qué categoría será la que prime durante el juego: forma o color. El mazo de cartas se reparte entero entre todos los jugadores, los cuales disponen las cartas en un montón, bocabajo delante de ellos, sin mirarlas. Los jugadores deben ir sacando rápidamente, por turnos, una de sus cartas prestando mucha atención pues, si aparecen dos cartas consecutivas que tengan bien la misma forma, bien el mismo color, deben lanzarse a por un tótem de madera que se coloca en el centro de la mesa. A por el tótem sólo deben lazarse los dueños de las dos cartas iguales, de forma que el que no consigue cogerlo se lleva todo el montón de cartas puestas en juego ya por todos los jugadores. El jugador que se quede sin cartas primero, es el ganador.