Resulta innegable plantear que parte de los recientes avances experimentados en el campo de la intervención y del tratamiento psicológico se debe al desarrollo y progreso tecnológico. Existe cierto consenso en considerar la etapa actual como la era de la revolución tecnológica y de la realidad virtual, por la serie de progresos que se están produciendo. Inventos como los teléfonos móviles con tecnología smartphone, o telefonía inteligente, o las denominadas gafas 3D virtuales ofrecen en la terapia un abanico de posibilidades que han sido aprovechadas para promover la mejoría del paciente.

De esta forma, la expansión de las nuevas tecnologías, en general, y de internet en particular ha permitido el desarrollo de un sinfín de variadas estrategias terapéuticas destinadas a cubrir diversos campos de intervención y patologías ofreciendo un tratamiento on-line.

Soto et al. (2010) han llevado a cabo una revisión de la literatura actualizada sobre la cuestión de las ciberterapias, es decir, aquellas intervenciones psicológicas puestas en marcha a través de internet en psicología. Estas intervenciones pueden hacerse de dos formas:

  • Intervenciones guiadas por ordenador en las que el paciente adquiere un papel muy activo, favoreciendo el aprendizaje individual y el funcionamiento autónomo, aunque el psicólogo sigue siendo el encargado de diseñar la intervención.
  • Intervenciones en las que el psicólogo y el paciente coinciden en el espacio virtual a tiempo real. Este tipo de intervención es la más similar a la terapia tradicional y, entre ellas, la videoconferencia ofrece el grado máximo de participación del terapeuta y de contacto.

Pero, ¿cuáles son las ventajas del tratamiento online frente al tratamiento tradicional? Estos autores encontraron, entre las ventajas de la utilización de internet en la aplicación de las intervenciones psicológicas, las siguientes:

  • Permiten una mayor accesibilidad a todas las personas que en caso contrario no podrían acudir al psicólogo por motivos como distancia física, imposibilidad de trasladarse, dificultades horarias, etc.
  • Permitir intervenciones que no serían viables en condiciones naturales.
  • Permite una mayor flexibilidad de horarios para el paciente.
  • Potencia aspectos como el anonimato, la sinceridad, la intimidad y la desinhibición.
  • Ofrecer una información psicoeducativa que se encuentre siempre disponible.
  • Enviar correos electrónicos entre sesiones lo que permite una mayor continuidad de la terapia.
  • Guardar sesiones.
Llámanos | Cita Previa
WhatsApp chat